Sobre nosotros

El ladrón de calcetines es un proyecto unipersonal que ejerce las funciones de Oficina de correos para cartas de amor sin destinatario.

Otoño animado

De sala de exposición abierta, sin visitantes. De piscina con el agua a temperatura graduada, sin nadadores. De gafas de sol sin nariz, con perdón de Gógol. Es, como habrás podido entrever, un aglutinador de palabras y colores que desbordan amor por los cantos, tristemente huérfanos, hasta que apareces tú y le das sentido a todo. 

Nunca diremos que nuestros libros son esos libros que nos gustaría ver en las tiendas y que no encontramos, porque las tiendas están llenas de libros bellísimos que nos satisfacen enormemente. No, nosotros solo queremos que abrir nuestros títulos sea como encontrar la pareja perdida de un calcetín del que ya te deshiciste. Un placer absurdo y bello, pero tremendamente satisfactorio.

Si nuestras expectativas no chocan frontalmente con la prosaica realidad, esperamos poder enviar una de estas cartas cada seis meses, porque el amor requiere paciencia y sobre todo, buena letra.

Colaboradores

Que este proyecto sea unipersonal no quiere decir que todo lo haga una sola persona. Al igual que un calcetín perdido es una unidad cuya naturaleza es la de estar acompañado, un proyecto editorial como este requiere de un grupo de personas que estén de acuerdo en merendar juntos de vez en cuando. 

Y así, El ladrón de calcetines tiene como colaboradores editoriales habituales a:

tiempo